martes, 15 de agosto de 2017

Pensando en voz alta sobre el tema de la autoridad de la Biblia.

La Cruz del Pueblo - El Junquito 
He estado pensando en la palabra autoridad. ¿Qué es la autoridad y qué implica? No es tan fácil de responder como se cree, sobre todo cuando estamos hablando de lo relativo a las iglesias evangélicas. Claro que lo primero que se enseña en una congregación tradicional es que la Biblia, como dicen muchas confesiones, es la la regla última de toda autoridad, la única regla de fe y de práctica afirman otras confesiones, y estas ideas evangélicas son el legado de los postulados recientes del doctor Martín Lutero, ex-monje agustíno separado de la jurisdicción de la Iglesia Católica Romana.

La palabra "autoridad" tiene al menos seis (6) acepciones, pero la más conocida sea quizá la que refiere a poder, gobierno, etc. En ese sentido. ¿qué gobierna la conciencia y la vida de los cristianos? Muchos hermanos dirán de inmediato: "...la autoridad final es la Biblia..." y esto mismo aprendí yo, sin embargo, ¿qué significa eso? ¿cómo funciona? Si la autoridad final, última, unica, como dicen muchos, es la Biblia, ¿por qué tantos hermanos con la misma Biblia difieren entre si? Todos afirman lo mismo: "Tenemos la verdad", "esta es la sana doctrina"; y "El Espíritu Santo nos guía" pero, a pesar de eso que suena muy bien, no existe acuerdo sobre muchos temas, y algunos de ellos muy importantes.

A propósito de un comentario que hiciera en mi muro de Facebook.

Arte de los niños de Providencia - El Junquito. 
Hace tiempo atrás escribí sendos artículos (por cierto fuera de circulación) sobre el tema amargo de la "reforma" del siglo xxi, ó, lo que parece más bien a mis ojos en este momento, la incansable y obstinada tarea de convencer a otros cristianos de que no son cristianos y mostrar el músculo teológico (y cuando digo músculo no necesariamente hablo de salud, hay músculo también de esteroides) a otros cristianos despreocupados por su formación teológica y que terminan siendo apaleados por grupillos de brabucones protestantes que son muy buenos abordando a gente que jamás han visto en persona, esto, porque casi siempre es vía facebook, pero generalmente muy deficientes eso si, en amar a los perdidos, en ayudar a los hermanos que sufren en este momento, en trabajar en la expansión del reino debidamente, en lugar de eso, se han vuelto enemigos de sus hermanos, odiosos a todos, arrogantes y groseros y los resultados son notorios en realidad, y gracias a Dios cada día más gente se da cuenta de esto, y deserta por el bien de su alma de estos grupos que si bien forman parte de la Iglesia de Cristo, tienen todas las características de una secta.

Ayer hacía un comentario en mi perfil lo sieguiente:

sábado, 12 de agosto de 2017

Esto es necesario, a veces.

El Junquito - 2017
Hace tiempo que no he querido escribir, a veces porque creo que en realidad a poca gente le interesa lo que tenga que decir, a veces porque me parece que no soy muy bueno haciéndolo, a veces porque no quiero, etc. Sin embargo, a pesar la falta de deseo de hacerlo que a veces me invade por las razones que sean, debo confesar que me gusta mucho hacerlo, y en verdad lo necesito, y aquí estoy. Siempre alguien me lee, y si tu eres una de esas personas que lo hace, te agradezco mucho, sea que lo hagas por interés piadoso, o solo para ver en qué ando.

Hemos tenido días difíciles, es notorio me parece en todo el mundo. La situación en Venezuela es sumamente compleja y delicada, y en estos días tan peligrosos, se requiere mucha templanza. Al parecer es menester a veces tragar ese amargo sabor con resignación por la imposibilidad de poder hacer algo más, y sólo queda hacer aquello que jamás debemos hacer cuando ya no queda otra opción, sino que debe ser parte de nuestra vida siempre primero y siempre prostrero, esto es, orar.

lunes, 3 de abril de 2017

¡PRESTA MUCHA ATENCIÓN!

Es necesario que prestemos mucha atención a las cosas que los apóstoles y padres junto a toda la Iglesia han enseñado por siglos, esto fue lo que pensé sin duda, después de meditar en la introducción de la carta. Ayer, en la exhortación dominical, pude compartir con los hermanos de nuestra Iglesia local, la introducción al capítulo dos de la carta a los cristianos hebreos. La misma, luego de hacer una descripción magistral del Hijo de Dios como Divino y digno de la adoración celestial, por medio del cual el Padre nos habló en esta Nueva Alianza, de inmediato, partiendo de tan glorioso argumento, pasa la la exhortación que se fundamenta en tal confesión.

¿Cuál es la exhortación? Hermanos, por esta razón, de la gloria y Divinidad el Hijo de Dios que nos rescató, "...debemos prestar más atención al mensaje que escuchamos..." Ese mensaje, es el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo junto a todas las exhortaciones a perseverar hasta el final y a vivir en santidad, aún en la tribulación, a la espera del regreso del Mesías, como vemos en cada una de las epístolas de la Nueva Alianza. Dios, por medio de esta carta nos llama a afinar nuestros sentidos espirituales y físicos. Lo más fácil es distraernos de lo que hemos aprendido. Nuestra vida sin duda está ligada a una sociedad llena de reglas y de advertencias. No prestar atención con diligencia, por ejemplo, a las señales de tránsito, puede traer consecuencias mortales.

domingo, 19 de marzo de 2017

La tercera tentación de Agustín.

En sus confesiones, el Obispo de Hipona con la dulzura de su pluma, confiesa que cuando el Señor Jesucristo le convirtió a él, pues Agustín no tiene duda de que ha sido Dios el que le ha convertido, en su paternal misericordia le libró en primer lugar del deseo de venganza, para poder luego ser perdonado de sus otros pecados, como dice:

"...curar todas mis dolencias, rescatar mi vida de la fosa y coronarme de amor y de ternura y saciar de bienes mi existencia."

Luego, partió Dios su orgullo en dos, como se hace con una rama seca y conquistó su cerviz. Sin embargo, el obispo de Hipona temía que había una tentación que no había desaparecido.

Dice Agustín: "Tú Señor, eres el único que domina sin arrogancia, porque eres el único Dios y Señor verdadero y no hay otro que domine sobre ti. Pero me temo que hay un tercer tipo de tentación que no ha desaparecido de mi. ¿Podrá dejarme alguna vez durante toda mi vida?" Ciertamente al leer al hermano Agustín, no podemos dejar de pensar en aquellas tentaciones que persisten y nos acosan como demonios. Pero, ¿Cual era esa tercera tentación?, y ¿Qué tiene que ver con nosotros?

lunes, 12 de diciembre de 2016

"CELEBRAR O NO CELEBRAR LA NAVIDAD" ¿ESTÁ EN ESE DILEMA?

No es un secreto para nadie que nuestro Señor Jesucristo no nació un veinte y cinco (25) de diciembre, y que verdaderamente no sabemos cuando ocurrió aquel precioso evento y todo lo que se tiene son sencillamente conjeturas. Tampoco es un secreto para nadie de las fiestas que se llaman en el mundo navideñas, no son ordenanzas Bíblicas o instrucciones apostólicas, sino que son basadas en la tradición cristiana que ha impregnado de su fresca fragancia toda la cultura occidental, redimiéndola y transformándola. Con todo, por estos días siempre hay una leve tensión por el dilema de "Celebrar o no celebrar la Navidad" ¿Está en ese dilema?

Bueno, no quiero hablar de la historia de la fiesta de la Navidad, usted puede encontrar eso en todas partes de la red, y diferentes teorías y posturas leerá. Sabemos que tiene un origen cristiano católico latino y que ha perdido de manera general (aunque no en todos los sectores de la cristiandad) y con los años su esencia primigenia, que era en principio recordar la Divina Encarnación del Verbo de Dios. Solo deseo hacer algunas reflexiones al respecto, ya que hay hermanos que juzgan a otros que celebran y adornan sus casas con motivos navideños, y otros los menosprecian por no hacerlo. ¿Esto glorifica a Dios?